martes, 10 de diciembre de 2019

Los libros que más me impactaron en 2019



Al aproximarse la época navideña y de fin de año, quisiera compartir los libros que más me impactaron en 2019, quizá pueda despertar su interés por leerlos. O puede regalarlos o sugerirlos de regalo...




En temas de desarrollo personal hay dos autores que realmente me impactaron y recomiendo mucho leer.

1- Daniel Kanheman con su libro "Pensar rápido, pensar despacio". Este es un libro sumamente útil si queremos mejorar la forma en la cual pensamos, conocer nuestros sesgos y tomar mejores decisiones. Kanheman en un psicólogo que ganó el premio Nobel de Economía por sus investigaciones en estos temas de la conducta humana y su toma de decisiones. Aunque el libro es del año 2011 hasta este año vino a dar a mis manos ( a mi Ipad mejor dicho). Lo recomiendo.

2- Yuval Noah Harari es un autor que se ha constituido en algo así como un filosofo moderno. Sus libros son impactantes y cambian la forma de pensar, o al menos te ponen a pensar, en muchos temas. Este año leí dos de él: "Sapiens de animales a dioses" (del año 2014) así como "21 lecciones para el siglo 21" (2018). Ambos altamente recomendados pero ojo, las ideas de Harari no son de fácil digestión, hay que ir con la mente abierta y una perspectiva amplia.   





En temas profesionales, un autor fue mi favorito este año. También provocador de cambios en las ideas que tenía.  

3- Mike Michalowicz. El escribe temas sobre pequeñas y medianas empresas, especialmente aquellas que están tratando de crecer. Aquellas  que ya han superado el valle de la muerte inicial pero quieren crecer.  Empecé su libro "Clockwork: Design Your Business to Run Itself" (2018) el cual me encantó. De hecho estoy leyendo sus restantes libros, inicié con "The Toilet Paper Entrepreneur" y ahora estoy con "Pumpkin Plan". Son libros muy buenos y prácticos.





Para cerrar, algo de ficción pues no todo puede ser trabajo o desarrollo.

A mi siempre me ha gustado mucho leer un libro ambientado en alguna ciudad que estoy visitando o que quiero ir algún día. Este año me leí varios libros muy entretenidos en ese sentido, pero, más allá de decirle cuales fueron, mi recomendación es que intente esto. 

Si va a visitar una ciudad busque un libro ambientado en dicha ciudad, una novela o cuentos, y léalo. Eso le dará mayor placer a su viaje. Si en sus planes no está viajar en el corto plazo, escoja un libro ambientado en una ciudad que le gustaría conocer, haga planes de cuando la visitará y empiece leyendo esa novela. Le aseguro que incrementará su motivación y su decisión de algún día ir por ahí.




Me gustaría mucho conocer sus recomendaciones de lectura también.






martes, 26 de noviembre de 2019

5 consejos para usar sus manos al hablar en público



Una vez leí, no recuerdo donde, que hablar en público es una de las actividades que más intimida a la gente en general.

Pero casi a todos nos corresponde en ciertas ocasiones hablar en público.Ya sea por trabajo, estudio o vida social, es muy probable que alguna vez debamos enfrentarnos a ese reto. Este es un tema que me interesa mucho, tanto para mejorar mi trabajo como profesor así como para tratar de ayudar a mis estudiantes.

Una forma sencilla y práctica de mejorar mucho nuestra habilidad para hablar en público es tratar de usar nuestras manos pro-activamente, es decir, apoyarnos en gestos con las manos al hablar. Es algo que se puede hacer fácil y no requiere mayor esfuerzo.

Le comento cinco sugerencias concretas.

1- Sea consciente de sus manos
Por ningún motivo las meta en los bolsillos de sus pantalones o faldas, ni tampoco las cruce o las deje estáticas en la misma posición.

2- Apoye lo que dice con sus manos. 
Por ejemplo si son números, trate de ilustrarlos con sus dedos. Si usted va a hablar de un ascenso dibuje uno en el aire con sus manos, o lo opuesto un descenso.

3- Nunca señale a alguien directamente con las dedos de sus manos. 
Si va a señalar algo o alguien, hágalo con la palma de la mano abierta hacia afuera. O si le va a dar la palabra a alguien.

4- Sus manos le pueden ayudar a reflejar sus sentimientos. 
Si va a decir que se necesita pensar algo, toque su cabeza. Si va a decir algo que es muy sentimental o emocional, toque su pecho en la zona de corazón. La regla general es que  sintonice su expresión corporal con su discurso.

5- Use la zona de la verdad
Siempre tenga las manos abiertas y trate de mantenerlas a una altura entre su pecho y su ombligo, es lo que un famoso experto en este tema llama el área de la verdad.

En Youtube existen muchos recursos para ayudarnos a mejorar esta habilidad. Mis favoritos son los de expertos como Mark Bowden, Vanessa Van Edwards, y Ann Washburn.

¿Conoce usted algún otra forma de mejorar?



jueves, 31 de octubre de 2019

7 preguntas frecuentes en una entrevista laboral



En una publicación anterior hablamos sobre cómo prepararse para una entrevista laboral. Sugerimos cinco consejos concretos: i) conocer la empresa donde quieres trabajar, ii) pensar en acciones pasadas más que en intenciones futuras, iii) preparar tu argumento o discurso, iv) mostrar tu mejor lado pero siendo auténtico y v) recordar que las habilidades técnicas te dieron la entrevista pero las habilidades blandas te darán el trabajo (abajo dejo el post por si quiere leerlo).

Ahora vamos a hablar de 7 preguntas frecuentes que actualmente hacen las empresas a la hora de entrevistar a candidatos para un puesto. Para esta ocasión, pregunté a tres colegas profesores del TEC expertos en talento humano así como a varios amigos que trabajan en Amazon, Coca Cola, Florida Ice and Farm Company, Intel, P&G, Roche y Walmart. 

Antes de ver las preguntas concretas, quiero resaltar lo que me dijo uno de mis colegas consultados, el profesor Carlos Córdoba: “lo que diría es que debe prepararse para ser él o ella misma, contestar lo que se le consulta, sin considerar la opción de mentir o negar su pasado; asimismo, prepararse con preguntas a realizar para determinar si esa empresa es deseable o no. Lo importante hoy es la coincidencia de valores e intereses. Si en el nuevo lugar me van a reconocer, voy a encontrar un líder como jefe, compañeros adecuados y un espacio de aprendizaje, crecimiento permanente y trascendencia”.

Ahora sí, las 7 preguntas (algunas son varias en una sola) son estas:

1) ¿Quién es usted?, ¿Por qué está interesado en el puesto?,  ¿Cuáles aportes o habilidades trae para el puesto vacante?

2) ¿Cuáles son tus fortalezas para el puesto, pero también cuáles son las debilidades que tienes identificadas en ti mismo y que te gustaría mejorar?

3) ¿Cuál es la experiencia en la cual te has sentido más energizado? ¿Qué hacías? ¿Qué sentías? ¿Qué lograste? ¿Cómo eran tus interacciones?, ¿Cuál era tu rol?

4) ¿Cuáles han sido tus logros en los puestos o empresas donde has trabajado? 

5) ¿Cómo has aplicado la innovación en tus trabajos?, brinda ejemplos de ideas innovadoras que has propuesto.

6) ¿Cuál ha sido la interacción/situación más difícil que has tenido con un cliente? ¿Cuál fue la situación? ¿Cómo la solucionaste? 

7) ¿Podría indicarnos un ejemplo donde aplicó su sentido de urgencia para poder resolver un problema complejo? ¿Cómo fue el proceso de priorización efectuado?

Confío que estas ideas le sean de utilidad.

Si desea leer la publicación anterior haga click  acá




miércoles, 16 de octubre de 2019

5 consejos para prepararse para una entrevista de trabajo



Buscar empleo, ya sea por primera vez o re incidentemente, es una actividad estresante sin lugar a dudas. El punto culminante de dicho proceso casi siempre es una entrevista laboral, o varias en
muchos casos.

Hoy comparto la primera de dos publicaciones dirigidas a tratar de ayudar a las personas que están en este proceso o lo enfrentarán en un futuro próximo.

Inicio con 5 consejos concretos producto de mi experiencia como profesor y además cuando fui coordinador de la maestría en administración en el Tec de Costa Rica. En la segunda publicación compartiré  7 preguntas frecuentes que actualmente las empresas realizan a sus candidatos. Para esta segunda publicación incluiré la opinión de varios colegas profesores así como ex alumnos amigos que laboran en empresas muy importantes.

Vamos primero, entonces, con los 5 consejos para prepararse antes de ir a una entrevista.

1- Conozca su objetivo 

Es indispensable que conozca la empresa u organización a la cual quiere unirse. Esto significa no solo sus productos o servicios, sino su misión, visión, valores y cultura. Incluso si puede hablar con una persona que trabaje o haya trabajado allí es una buena forma de conocer esos aspectos y estar preparado. Toca hacer tarea, es decir, investigar un poco  sobre la empresa. Eso sí, lo más importante es tratar de pensar cual será la contribución suya a la empresa y viceversa.

2- Acciones pasadas concretas en lugar de posibles intenciones futuras 👍

Actualmente las empresas preguntan mas acerca de acciones y logros concretos en los trabajos previos que la persona ha tenido en lugar de posibles futuras acciones si obtiene el empleo. Por ende, conviene preparase pensando en dichas cuestiones específicas. Cuando uno no tiene mucha experiencia laboral es válido acudir a sus experiencias académicas o incluso personales (deportes, pasatiempos, actividades comunitarias o sociales).

3- Prepare su discurso 

Las empresas hacen preguntas predecibles en sus entrevistas. Entonces, usted puede prepararse y practicar sus respuestas. Como mencioné previamente, en mi próxima publicación compartiré siete de estas preguntas frecuentes. Para practicar pida ayuda a sus amigos o familiares, ellos pueden escucharle y ser sus críticos constructivos.

4- Muestre se mejor lado pero sea auténtico 😁

Por supuesto que cada quien desea mostrar su mejor lado en una entrevista, pero es importante hacerlo sin perder su autenticidad. Es necesario mantener el balance. A nadie le gusta que usted sea una persona durante la entrevista y otra muy distinta cuando obtenga el empleo.

5- Las habilidades técnicas lo llevaron a la entrevista, pero las las habilidades blandas le darán el trabajo 🤝

Usted obtuvo la entrevista laboral por sus habilidades técnicas, aquellas que aparecen en su currículo. Sin embargo, las que le darán el trabajo son las blandas, es decir, comunicación, inteligencia emocional, trabajo en equipo, negociación, liderazgo, entre otras. No es necesario esperar a una entrevista para practicar estas habilidades, usted lo puede hacer día a día. El primer paso es reconocer sus debilidades u oportunidades de mejora, y tratar de trabajar en ellas cada día un poco. 


Espero que estas ideas le ayuden y nos vemos nuevamente pronto. Si tiene más ideas para prepararse me gustaría mucho conocerlas.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Cómo pasar con su empresa de la niñez a la adolescencia sin muchos dolores

En mi anterior publicación hablé sobre el ciclo de vida y las diversas etapas por las cuales atraviesa una empresa: recién nacida, niñez, adolescencia, edad adulta, envejecimiento y fallecimiento, igual que una persona...

En esta ocasión quiero comentar específicamente acerca de la transición entre la niñez y la adolescencia, en términos de una empresa.


Esto significa, ¿cómo pasar de una empresa que depende demasiado de sus fundadores (similar a la niñez, en la cual dependemos mucho de nuestro papá y mamá ) a una empresa que puede operar por si misma sin la presencia permanente de sus fundadores? (como una persona adolescente).

Varios autores proponen algunas metodologías para ello. 

Esta vez quiero hablarles de Mike Michalowicz y su metodología denominada Clockwork. Mike es un emprendedor muy exitoso, creador de varias empresas multimillonarias y su sistema se basa en unos cuantos principios elementales. 

En primer lugar nos propone determinar cómo usamos nuestro tiempo

Acorde a su propuesta, una persona al frente de una empresa invierte su tiempo de cuatro formas posibles: haciendo, decidiendo (por otros), delegando y diseñando. 

Nuestra primera tarea es determinar cómo usamos el tiempo y luego intentar movernos de los primeras opciones (haciendo y decidiendo por otros) a las siguientes (delegando y diseñando). Para esto propone unas herramientas sencillas para medir el uso de nuestro tiempo y tratar de hacer el cambio cuando se requiera. 



Otro elemento fundamental de la propuesta de Mike Michalowicz se basa en su conclusión que  la organización más eficiente que existe en todo el planeta es el panal de abejas, y su rasgo distintivo es que cada abeja sabe muy bien cual es su rol. 

El rol más importante es el de la reina abeja, por ello parte de su propuesta es que uno determine en su empresa cual es el rol de abeja reina (Queen Bee Role en inglés) y quien lo ejecuta.  Esto en términos de negocios sería determinar cual es la actividad más importante dentro de su empresa para cumplir con su propuesta de valor y quien es la persona(s) que la ejecuta. 

Una vez identificado eso, su misión como fundador es proteger a esa persona(s) para que realice dicha función. Note que no siempre el QBR lo ejecuta el propio fundador, aunque muchas veces es lo más común. Entonces, ¿cómo hacemos para que usted como fundador de la empresa o quien le corresponda, ejecute de la mejor forma posible y sin distracciones su QBR? Para ello también propone algunas herramientas prácticas.

Sería muy difícil en una publicación corta como esta resumir toda la propuesta del sistema Clockwork. Más bien mi objetivo es motivarle para que la estudie por su cuenta. 

Mike y su sistema Clockwork puede ser estudiado por medio de su libro así como la página web. Abajo le dejo las referencias.

Otros sistemas que también pueden ser útiles son los de Michael Gerber así como Ichak Adizes.


¿Conoce usted otra metodología sistemática que permita desarrollar su empresa?




Referencias

Mike Michalowicz

Michael Gerber

Ichak Adizes








martes, 6 de agosto de 2019

Cuando su empresa pasa de la niñez a la adolescencia


Si pensamos en una empresa como una persona,  podemos decir que también pasa por etapas: recién nacida, niñez, adolescencia, adultez, envejecimiento y fallecimiento, aunque hay algunas pocas empresas alrededor del mundo que parecen  un inmortal ( de eso podemos hablar en otro post).

Hoy quiero hablarles del momento cuando una empresa pasa de su niñez a la adolescencia. Para eso voy a usar una historia que he visto repetirse muchas veces.

Ana y José tiene muchos años de trabajar en empresas de... (acá ponga lo que usted guste, puede ser de asesoría en cierto campo, de ventas, de fabricación de algún producto) hasta que cansados de los malos tratos de sus jefes, la falta de incentivos y motivados por tener algo propio, deciden montar su propia empresa en la misma área del negocios donde trabajan, pues es donde tienen experiencia.

Como ambos son muy buenos trabajadores consiguen sus primeros clientes, no sin antes tener que batallar arduamente con los trámites, la inversión inicial, el financiamiento de dicha inversión, el mercadeo, la organización del trabajo (cómo se reparten las funciones, cuáles son los "procedimientos" para prestar el servicio o fabricar el producto), entre muchos otros temas más. Ambos están trabajando unas 16 horas diarias, incluyendo casi todos los fines de semana, pero están felices porque ese tiempo es para algo propio como su empresa. Tienen una empresa recién nacida.




Después de un par de años o incluso un poco más, eso depende del tipo de negocio concreto que sea, Ana y José tienen una cartera de clientes estable, "solamente" trabajan unas 10 a 12 horas diarias y alguno que otro fin de semana,  su salud financiera es estable, no abundante pero al menos cubren su salario y queda algo para re invertir en la empresa. Además, tienen una o dos personas que les ayudan con las cuestiones básicas operativas. Es decir, incluso están creando empleo. Ahora tienen una empresa en niñez.




Como ellos son buenos en lo que hacen, pronto sus clientes empiezan a referirles nuevos clientes. Ana y José emocionados empiezan a aceptarlos. Al inicio vuelven a sus jornadas de 16 horas diarias pero piensan que es temporal, porque ahora la empresa le toca crecer. Ambos empiezan a sentirse cansados y deciden que es hora de contratar más personal.

Ya ellos tenían dos personas, pero eran muy operativas, por eso deciden incluir dos más pero pensando que les ayuden a ellos directamente en la atención de clientes. Con eso ellos piensan que todo está resuelto. Pero pronto se dan cuenta que ahora deben, además de hacer su trabajo supervisar a los dos nuevos empleados. Además, los clientes resienten que no sean Ana o José quienes les atiendan a ellos directamente. Muchas veces los nuevos empleados no tienen el mismo método de Ana y Jose, para atender a los clientes o para prestar el servicio. Muy pronto Ana y Jose empiezan a tener que hacer su propio trabajo pero además corregir o ayudar a sus nuevos empleados con el suyo.

Ahora la empresa está en un punto de quiebre, tiene sus primeros dolores de crecimiento, pues está por pasar de la niñez a la adolescencia.


Acá pueden suceder varias cosas.

Una es que Ana y José decidan despedir a sus empleados, quedarse ellos dos con solo un par de personas muy operativas y volver al estado anterior, rechazando nuevos clientes y operando como una empresa en niñez permanente. Esta opción es muy valida, no quiero menospreciarla. Conozco mucha gente que opera de esta forma. Una micro empresa, que tienen bajo control, con una cartera de clientes estable pero que muchas veces les permite a las personas emprendedoras, Ana y José para nuestro caso ficticio, dedicarse a otras cosas que pueden ser igual o más importantes: su familia, alguna pasión, estudiar, en fin, muchas otras cosas que les llenan o satisfacen en otros ámbitos.

Otra cosa que puede suceder es que Ana y José decidan contratar más gente. Es decir, además de los dos empleados operativos y los dos que les ayudan con las funciones más importantes de la empresa, hacen una apuesta más agresiva e incluyen más personal. El problema acá es que si no resolvieron la situación con sus dos primeros empleados, con los nuevos puede ser una repetición del problema, más desorden administrativo, más sobrecarga de funciones, más estrés para ellos como fundadores y menos calidad para los clientes. Esto a la larga puede llevar a la empresa a fallecer.

La tercera opción es que la empresa logre dar el paso de niñez a adolescencia de forma correcta. Eso pasa por crear sistemas efectivos en la empresa. Por sistemas no me refiero a cuestiones computacionales, sino a formas de hacer las cosas. Es decir, que Ana y José logren que cualquier persona pueda atender a sus clientes de forma efectiva y sin que el cliente resienta que deban ser solamente ellos los que les atienden. En pocas palabras, que no deban estar ellos siempre presentes para que el trabajo se realice de forma ordenada, sistemática y predecible.

Para lograr esto hay varias metodologías que nos pueden ayudar a lograrlo. De ello hablaremos en nuestro próximo post.

Espero que me acompañen.




jueves, 27 de junio de 2019

Los 5 errores de redacción más comunes en las empresas


Hace poco empecé a seguir un podcast sobre el tema de la conducta económica (behavioral economics), la forma cómo funciona nuestro cerebro  y cómo eso puede impactar en las empresas u organizaciones.

Un programa muy interesante fue el de los 5 errores más comunes de redacción que cometemos en las empresas u organizaciones. Así que decidí compartir con ustedes los resultados.


He aquí los cinco errores:


1- Ser demasiado literal
¿Han entrado ustedes a un hotel que tiene un rotulo en la recepción diciendo que fueron premiados por tres años consecutivos como el mejor hotel por tal entidad, pero el último premio lo recibieron hace más de 10 años...? Eso es un ejemplo de ser demasiado literal. Si vemos ese rotulo así como está, nuestro cerebro pensará, ¿y qué ha sucedido en los últimos diez años que no han sido premiados?





2- Ser demasiado aburrido
Ser aburrido cuando redactamos para comunicarnos con los cientes es muy fácil... Exceso de vocabulario técnico, falta de imaginación, redactar desde la perspectiva de quien vende el producto o el servicio, y no desde quien lo comprará, son ejemplos de una redacción aburrida. Nuestro cerebro se aburre fácilmente, si fallamos en estimularlo  rapidamente perderemos su atención.




3- Poner demasiada información
Muchas veces pensamos que más es mejor, pero en comunicación, no siempre aplica esa regla. Nuestro cerebro muy fácilmente se siente abrumado y con ello deja de poner atención. Eso funciona no solo para la comunicación escrita, sino para la toma de decisiones.

Un experimento muy interesante que demuestra esto es el siguiente. En un laboratorio pusieron a dos grupos de personas a recordar un número. El primer grupo debía recordar un número de 2 digitos y el segundo de 7 digitos. Luego ambos grupos debían pasar por diferentes habitaciones y hacer pequeñas pruebas, al final, en la última habitación debían decir el número que tenían asignado originalmente ( los de 2 y 7 digitos).

Una vez finalizada la tarea podían seleccionar un refrigerio. Se les ofreció un refrigerio  saludable y otro no saludable. Las personas que debían hacer las tareas y recordar el número de 2 digitos escogieron mas el refrigerio saludable, el grupo de los números de 7 digitos escogieron más los refrigerios menos saludables. En los negocios esto implica que cuando saturamos a nuestros clientes con muchísima información, la decisión que ellos hagan será la menos analitica y posiblemente la menos favorable para nuestros intereses.


4- Un mensaje muy vago 
Este error se ejemplifica en el podcast con otro ejemplo muy interesante. En un experimento una empresa utilizó dos mensajes publicitarios idénticos, salvo un detalle. En uno le decían a sus clientes que compraran algunos productos, mientras que en el otro le decían que comprara 18 productos. Esa fue la única diferencia.
La efectividad del segundo anuncio fue casi un 40% superior al primero.

¿Qué pasó acá? Colocar un número arbitrario como 18 fue más especifico que poner "algunos", pero el tema de fondo es que el 18 hace que nuestro cerebro reaccione y ponga atención. Si le decimos al cerebro que necesita algunos productos, algunos puede ser 2,3 o 4. Si le decimos que 18, el cerebro reacciona, analiza el dato y seguro no sentirá el impulso de comprar los 18, pero acorde al experimento señalado, si más de los que compraron la gente que vio el término "algunos".


5- Ser demasiado confuso
Este error se refiere a no tener claro que quiero que mi cliente haga después de ver mi mensaje. ¿Es un mensaje para que el cliente compre de inmediato, o estoy dando información para que tome la decisión, o lo que busco es que me llame o se ponga en contacto? Parece muy sencillo, pero muchas veces fallamos en este punto, ¿qué es lo que sigue? ¿Qué buscamos que nuestro cliente haga al final de la comunicación?






Mi consejo es tratar de analizar todas nuestras formas de comunicación escrita desde la perspectiva de estos 5 errores. Todos caemos en ellos en algún momento. El primer paso para remediarlo es tomar conciencia de esto y tratar proactivamente de revisar, ajustar e ir mejorando nuestras formas de comunicación.


Si gusta escuchar el podcast completo o aprender más del tema visite esta página en Internet: https://thebrainybusiness.com/


Como siempre, me gustaría escuchar su opinión sobre este tema.


¿Cual de estos errores ve usted más frecuentemente en las empresas?