viernes, 26 de marzo de 2021

Su capacidad de persuasión: cuatro consejos para mejorarla


Persuasión es una palabra que usamos poco pero aplicamos mucho. Formalmente significa "inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo". Piense cuántas veces intenta hacer eso en su trabajo, con su pareja, familia, amigos o círculos sociales. 




En la edición de Harvard Business Review de este bimestre aparece un artículo muy interesante sobre este tema escrito por Adam Grant. Además, curiosamente, utiliza el ejemplo de Steve Jobs, pero no por su capacidad de persuadir. Al contrario, utiliza ejemplos de entrevistas que Grant llevó a cabo con personas que lograron persuadir a Jobs de cambiar de opinión en algún momento de su vida. Algo que según parece era bastante complicado, pues Jobs fue reconocido por su talento creativo y emprendedor pero además por su carácter difícil.


Aunque Grant enfoca el artículo solamente para los negocios, cuando uno debe convencer a su jefe de algo, yo creo que sus consejos son válidos para todos los ámbitos de la vida.


Una primera idea muy importante de tener clara es que las cualidades (buenas o malas) de una persona no son siempre consistentes, pueden variar según las circunstancias. Es decir, incluso las personas arrogantes, testarudas, narcisistas o polémicas pueden mostrar conductas completamente diferentes en determinadas circunstancias. Por ende, un primer consejo es poner atención a las circunstancias en las cuales esas personas se comportan de forma diferente.


¿Qué más nos sugiere el autor a partir de sus entrevistas y los resultados de algunas investigaciones científicas?


1- Cuando se enfrente a una persona arrogante, que cree saberlo todo, pídale que explique cómo funcionan las cosas

Muchas veces nos topamos con gente que no sabe cuánto no sabe...¿cierto no? La mejor fórmula es tratar de propiciar que esa persona descubra por si sola lo que desconoce, en lugar de confrontarlo directamente.  Esto se puede hacer pidiéndole, con mucha diplomacia y tacto, que trate de explicar lo que supuestamente sabe. Las cosas caerán por su peso.


2- Cuando se enfrente con una persona testaruda no intente quitarle las riendas

Como mencioné el artículo está escrito desde la perspectiva de alguien que busca convencer a su jefe de cambiar de idea. Acá el consejo es que ese jefe testarudo no debe percibir que usted le quiere decir qué hacer, entonces, es más bien sugerir ideas (en forma de preguntas por ejemplo) que lo lleven a recapacitar. Para otros efectos no laborales yo diría que dejar que la otra persona lidere y tratar de influirle indirectamente, sin que se sienta amenazado o que perderá el control, es lo adecuado.


3- Cuando se enfrente a una persona narcisista  busque como equilibrar un halago con una crítica o sugerencia

Las personas narcisistas son aquellas que tienen un alto concepto de si mismas. Cuando intente persuadir a alguien con esa característica no será suficiente plantear su crítica o sugerencia con todo respeto, además necesitará halagar algo de dicha persona. Así evitará que se activen sus mecanismos de defensa. Por supuesto que la alabanza debe ser auténtica y ojalá en un tema diferente al de su crítica o sugerencia. 


4- Cuando se enfrente a una persona que le gusta debatir y argumentar aprenda cómo hacerlo y "juegue su juego" 

Las personas que les gusta debatir y argumentar siempre aprecian un buen intercambio de ideas. Si es su jefe, dice el autor del artículo, apreciará que usted defienda sus ideas. Fuera del ámbito laboral, defender nuestras ideas siempre es algo bueno. Mi sugerencia en este campo es tener cuidado cuando la otra persona además es arrogante, narcisista o testaruda (nadie es perfecto al final de cuentas). Y además, en cuanto a debates, si su fin es intercambiar ideas para aprender ambas partes hágalo, aprenda cómo debatir y practíquelo, pero si lo que desea es solo ganar sin importar nada más, lo mejor es evitarlo.  


Me gustaría conocer su opinión sobre el tema.


La referencia completa del artículo por si gusta leerlo es esta:

Adam Grant. Persuading the Unpersuadable. Harvard Business Review (March–April 2021). https://hbr.org/2021/03/persuading-the-unpersuadable







miércoles, 3 de marzo de 2021

¿Cómo está su autoconfianza gerencial?


¿ Alguna vez le ha tocado participar en un grupo de trabajo en el cual no confiaban en su líder? Si fue así, posiblemente eso provocó que el grupo en si mismo tampoco tuviera mucha autoconfianza y su rendimiento no fuera el mejor. Es decir, el rendimiento de un grupo de trabajo está ligado, entre otros factores, a la autoconfianza que ese grupo sienta y esto a su vez se liga con la confianza que el grupo tenga en su líder.


Lo anterior nos lleva a otra pregunta. ¿Por qué razón una persona en posición de liderazgo o gerencial no inspira confianza en su equipo? Una posible razón es que esa persona tampoco tenga una buena autoconfianza en su capacidad de gerenciar.


De ahí proviene la pregunta original de esta publicación, ¿Cómo está su autoconfianza gerencial? Si su autoconfianza gerencial no anda bien, su rendimiento no será el mejor pero además afectará el rendimiento de la gente que trabaja con usted. 


Entonces vamos a otra pregunta. ¿Se puede mejorar la autoconfianza gerencial?, claro que sí, ¿Cómo se puede hacer?, acá le comparto algunas ideas.


 1) Analice su mentalidad. Lo primero para incrementar su auto confianza es analizarse usted mismo, determine como gerente cuáles son sus puntos fuertes y débiles. No creo que todo sean debilidades, habrán fortalezas que quizá no tenía presentes. Piense detenidamente en ello. Una buena idea para ampliar este análisis es preguntar a otras personas. Sus mismos colegas o compañeros de trabajo pueden darle información muy valiosa. Es cuestión de saber preguntar. Una vez detectado lo anterior trace un plan para mejorar los temas en los cuales se siente débil.


2) Establezca contactos con gente en su mismo rol. Según sea su posición gerencial (de nivel alto, medio o bajo) busque establecer contactos con gente que esté en su mismo nivel, que afronte sus mismos retos y obligaciones. Esto le servirá para crear sentido de comunidad, para valorar lo que usted hace y aprender de otras colegas en su mismo nivel. Para generar estos contactos puede ser útil acudir a cámaras comerciales, asociaciones gremiales, colegas de la universidad, eventos de capacitación o incluso las redes sociales. 


3) Busque un mentor. Hay muchas definiciones de lo que es un mentor y su diferencia con un coach, un asesor o incluso un padrino. En este caso a lo que me refiero por mentor es una persona que tenga más experiencia que usted como gerente y pueda ser alguien que le escuche, proporcione ideas y en general le aconseje. No es necesario que sea de su mismo sector comercial, lo que buscamos es la voz de la experiencia en materia gerencial. Puede ser un amigo, profesor, colega, o incluso un profesional al cual habrá que pagarle. 


4) Capacítese. Muchas veces en las organizaciones cuando una persona es buena en alguna labor, usualmente técnica u operativa, la ascienden a puestos de jefatura. Eso está muy bien, pero debe ir acompañado de capacitación. Tener habilidades para vender no implica automáticamente tener habilidades para dirigir un equipo de ventas, por mencionar solo un ejemplo. Si su organización no le capacita para gerenciar, trate de hacerlo por su cuenta. Hoy en día existen muchas opciones para auto formarse, desde libros, cursos en línea o vídeos, hasta programas formales en administración de empresas. Solamente asegúrese que abarquen temas de gerencia y liderazgo, pues hay muchos programas que solamente enseñan la parte técnica de la administración y no la de liderar y gerenciar.

Aplicando esta serie de acciones su autoconfianza gerencial será mayor, su desempeño laboral mejorará así como el de su equipo de trabajo.


 

jueves, 28 de enero de 2021

"Duro de distraer", una habilidad muy importante hoy en día


¿Cuántas veces hemos lamentado estar distraídos y malgastar nuestro tiempo en cosas diferentes a las que queríamos hacer? 

 




¿No le sucede que muchas veces, su pareja, familiares, amigos o colegas le comentan como las distracciones hacen que sea muy difícil para ellos ejecutar algo que se han propuesto?

 

Por eso la capacidad de no distraernos es fundamental

 

En esa línea hace poco leí un libro que proporciona muy buenas ideas y herramientas para tal fin. A continuación comparto un breve resumen y  dejo el link para quienes deseen adquirirlo. 

 

El título del libro es Indistractable: How to Control Your Attention and Choose Your Life. Algo curioso es que la palabra Indistractable fue acuñada por el autor del libro, Nir Eyal, pero no posee una traducción exacta, sería algo así como "Indistraíble". Por ello para una traducción del título habría que pensar en algo como: Sin distracciones, cómo controlar su atención y elegir su vida.

 

Lo primeo que diferencia el enfoque del libro es su definición de distracción. Cuando uno no hace lo que dijo que iba a hacer es cuando está distraído. Nótese que esto cambia de arranque el eje de la conversación. Así las cosas, el tiempo que pasamos en redes sociales, o viendo plataformas de entretenimiento, por si solas no serían distracciones, siempre y cuando hayamos previsto pasar ese tiempo en ello. 

 

Por ahí inicia el enfoque del libro. Es decir, lo primero y más relevante es planificar nuestro tiempo, nuestra agenda en todos sus ámbitos, no solo laborales sino personales. 

 

Esto implica en primera instancia definir qué deseamos lograr en los diversos roles de nuestra vida, ya sea trabajo, desarrollo personal, vida en pareja y familiar, espiritualidad, salud mental y física, amigos, pasatiempos, en fin todos los roles. Yo soy fiel creyente de esto, pero por experiencia propia se que mucha gente es reacia a ponerse metas en roles diferentes al trabajo. Mi respuesta es que quizá ponerse metas y métricas como solemos hacer en las empresas pueda ser complicado, pero si deberíamos tener al menos una visión de la clase de persona que deseamos ser en esos roles "personales". De hecho creo que todas las personas de una u otra forma lo hemos pensado en ciertos momento de nuestra vida.

 

Una vez que hemos definido lo que aspiramos alcanzar o ser en cada rol, el reto es planificar nuestro tiempo (si... usar agenda para todo) y tratar de dedicar tiempo a las cosas que nos acercan a dichas aspiraciones (tracción) y evitar lo que nos aleja (distracción).

 

El libro explica en varios capítulos la naturaleza de la distracción como tal. Después divide las distracciones entre internas (aquellas que emanan de nuestra mente) y las externas (aquellas del ambiente externo). Ejemplo de las internas son el aburrimiento, la rumiación o los pensamientos obsesivos y de las externas la tecnología (celulares, apps, televisión).

 

Una vez analizadas las causas de las distracciones el autor proporciona una serie de ideas y sugerencias muy concretas para bloquear las distracciones internas y externas así como crear tiempo para la tracción, es decir, para hacer lo que dijimos que íbamos a hacer.

 

El libro está lleno de referencias a investigaciones que sustentan lo que dice el autor, pero escrito de forma muy fácil de comprender así como con múltiples ejemplos.

 

Sin duda una buena lectura para adquirir herramientas e ideas para mejorar la ejecución de nuestros planes, cosas que solemos hacer mucho en esta parte del año. 

 

link del libro

 


jueves, 31 de diciembre de 2020

Recomendaciones para leer, escuchar y ver este fin y principio de año


El fin y principio de año se acerca y eso significa para muchas personas algunos días libres. Es un buen momento para relajarse, disfrutar con su familia siguiendo las reglas vigentes por el tema de la pandemia y claro está, aprovechar el tiempo con un buen libro, podcast o vídeo. Quiero compartir en este blog algunas sugerencias al respecto. Primero le comento  mis sugerencias y al final le dejo los links para acceder a todas ellas. 

En cuanto a libros de no ficción quiero recomendar un par, son "técnicos" pero muy sencillos de leer, aprender y poner en práctica. Ambos se relaciona con la creatividad, tema en el cual he estado trabajando recientemente.


El primero es The Creativity Rules: Get Ideas Out of Your Head and into the World, escrito por Tina Seeling. Este libro propone una serie de reflexiones, ideas y ejercicios para poder mejorar nuestra imaginación, con ello la creatividad, después la innovación y finalmente el emprendimiento. Este libro me gustó mucho y por ello le dediqué un blog especial exclusivo, al final le dejo el link por si desea repasarlo. 


El segundo es Inteligencia Creativa: Viva sus mejores versiones, escrito por Lizette Brenes, amiga y profesora investigadora de la UNED. Ella propone 15 estrategias o retos para mejorar nuestra inteligencia creativa y con ello nuestra vida. Es un libro diferente, que se lee casi como una novela, con historias, referencias de investigaciones recientes, ejemplos y ejercicios o retos para que uno implemente lo leído.


Para libros de ficción mis sugerencias son dos también. Acá me voy a apartar del mundo de los negocios. Quiero recomendar un par de libros de Ken Follet, un maestro de la novela histórica. La mayoría de sus libros son extensos pero el esfuerzo vale la pena. Son ese tipo de libros que cuesta soltar y uno quiere leerlo de un tirón hasta el final. Estos libros son una mezcla de ficción ambientada en momentos históricos reales. Si quiere leer sobre historia antigua le sugiero iniciar con los Pilares de la Tierra, si desea historia más moderna será mejor iniciar con La caída de los gigantes. El primero es una historia de amor y muerte ambientada en la Edad Media. La segunda es otra historia que narra la vida de cinco familias en el ambiente de la primera guerra mundial y la revolución rusa. En ambos casos son argumentos con personajes que te atrapan, historias con giros inesperados en medio de la lucha del bien contra el mal. 


Cuando uno sale a hacer ejercicio, caminar o incluso manejando el carro, los podcast son una excelente alternativa para aprovechar el tiempo más productivamente. Hay dos que me gustan mucho, uno es en inglés pero sencillo de entender.


El primero es Business Wars. En este podcast se narran "guerras de negocios", estilo novela corta. Cada guerra puede tomar de seis a siete episodios de 25 minutos cada uno aproximadamente. Se cuentan detalles desconocidos, se recrean diálogos y se narra de forma muy amena la historia de un par de empresas enfrentadas. Ya he escuchados las historias de Coca vs Pepsi; Pizza Hut vs Domino's, Nike vs Adidas, McDonald's vs BK, por mencionar algunas. Muy entretenido y aprende uno cosas interesantes.


El segundo es el Podcast de Bolsillo, en el cual Maru y David, sus creadores, comparten ideas y contenido sobre como administrar nuestro dinero y mejorar nuestra capacidad emprendedora. Sus audios son cortos pero muy prácticos, llenos de consejos aptos para ser aplicados de inmediato. A Maru y David los entrevistamos en nuestro canal de YouTube Si me lo hubieran dicho antes. 


De igual manera, quiero recomendar por supuesto nuestro canal en YouTube, ya mencionado, Si me lo hubieran dicho antes. Este año lamentablemente tuvimos mucho espacio dedicado a la pandemia, pero al menos creemos que logramos poner nuestro granito de arena para mejorar la situación de muchas empresas en crisis, dando ideas y sugerencias. Además, compartimos historias de éxito enfrentando la crisis, lanzamos nuevas secciones como "Juan Carlos y Erick recomiendan" así como "Caja de herramientas". 


En mi opinión, ya sea leyendo, escuchando o viendo, es importante dedicar algo de tiempo para poder crecer personalmente y espero que estas sugerencias le sean útiles para ese fin. Para finalizar, quiero desearle un año 2021 lleno de salud, amor y aprendizaje.


Links de las sugerencias:

Creativity rules

Inteligencia creativa

Los pilares de la tierra

La caída de los gigantes

https://wondery.com/shows/business-wars/

El podcast de Bolsillo

Canal Si me lo hubieran dicho antes





martes, 24 de noviembre de 2020

Imaginación, creatividad, innovación y emprendimiento: un círculo virtuoso

Si queremos emprender mejor, necesitamos innovar más. Si queremos innovar más, necesitamos ser más creativos. Si queremos ser más creativos, necesitamos imaginar más. Definido en orden inverso, imaginación es visualizar cosas que aún no existen, creatividad es aplicar la imaginación para solucionar un reto, innovación es aplicar la creatividad para generar nuevas soluciones y emprender es aplicar la innovación para generar e implementar ideas que solucionen problemas (y de paso inspirar a otros).

Lo anterior es el resumen del argumento de un libro que leí recientemente de la profesora Tina Seeling: Creativity Rules (Reglas de Creatividad). Como hago usualmente cuando un libro me gusta mucho, aprovecho este blog para compartirlo con mis lectores. En primer lugar hago un resumen rápido para compartir las principales lecciones y luego dejo un resumen extendido para quienes deseen profundizar un poco más. Y para cerrar, la referencia completa del libro para quienes gusten leerlo por su cuenta.



El resumen rápido. La profesora Seeling propone un ciclo de invención compuesto de cuatro acciones de la siguiente forma.



En primer lugar necesitamos tener imaginación, lo cual implica visualizar cosas que no existen. Seguidamente viene la creatividad, lo cual significa aplicar la imaginación para enfrentar un reto. A continuación aparece la innovación, usar la creatividad para desarrollar ideas únicas o nuevas. Y se cierra con emprender, hacer realidad esas ideas.

Este proceso no es exclusivo del campo de los negocios, se puede aplicar en cualquier ambito de nuestra vida. El libro está lleno de historias con ejemplos de la aplicación de estas habilidades así como actividades sugeridas para incrementar dichas habilidades.

Ahora comparto el resumen extendido, si gusta leer por su cuenta el libro (en inglés) al final del blog dejo la referencia. 

La imaginación incluye: involucramiento (engage) y visualización (envision). El involucramiento es el primer paso. Para poder visualizar o imaginar nuevas cosas en cualquier tópico, hay que involucrase, invertir tiempo en ello. Piense en un tema que le apasione, un hobby o una actividad que disfrute mucho y a la cual le dedica tiempo, o quisiera dedicarle más. No es dificil involucarse, ¿cierto? Es muy dificil visualizar si antes no hay involucramiento. Luego sigue visualizar, esto significa explorar, participar, descubrir, observar, preguntar, ser curioso. Conforme una persona se involucra en un tema, pasando de ser meramente un expectador a un actor, se activarán los mecanismos cognitivos para empezar a imaginar cosas alrededor de dicho tópico, cualquiera que este sea.   

La creatividad incluye: motivación y experimentación. La creatividad se basa en la imaginación, dentro del modelo de la profesora Seeling. Un primer elemento importante en este aspecto es saber qué nos motiva. Nunca podremos ser creativos en un tema si este no genera una motivación en nosotros. Esto puede explicar porque ser creativo, innovar y emprender es tan dificil. Recordemos que en el primer paso, nos involucramos en un tema (le dedicamos tiempo a algo) y visualizamos cosas (imaginación), pero posterior a eso, si carecemos de ese impulso adicional que nos motive poco haremos. Piense en las veces que ha ido a una capacitación o una charla. Durante ese tiempo uno se involucra (invirtió tiempo en ello) y si la capacitación o la charla fueron buenas quizá hasta uno imagina cosas nuevas en la temática. Pero cuando volvemos a casa o a la oficina y queremos poner en práctica lo aprendido, si carecemos de motivación, será casi imposible que pasemos a la siguiente fase, experimentar, es decir probar cosas nuevas. Ese proceso de experimentación es precisamente la culminación de la creatividad, una vez que hemos visualizado cosas pasamos a experimentar. Esto sucede en cualquier ámbito, desde la persona que está cocinando, jugando, escribiendo hasta los que quieren emprender su propia empresa.

La innovación incluye: enfocar y replantear (reframe). Enfocarse en los términos de la profesora Seeling implica dedicar tiempo a una actividad. Recordemos que en las fases previas nos involucramos en una actividad, idealmente esta nos motiva y entonces posteriormente nos enfocamos en ella. En este punto quiero llamar la atención sobre un "quiebre" que podemos tener acá. Muchas veces tenemos actividades que nos motivan pero no tenemos tiempo para ellas, mientras que obligatoriamente tenemos que dedicar tiempo a otras que están lejos de motivarnos (el trabajo en muchos casos, tristemente, es un ejemplo de esto). Por eso cuando nos involucramos en un tema, este nos motiva y podemos o decidimos enfocarnos en ello, estamos en el paraíso. Replantear significa cambiar de perspectiva, tratar de ver las cosas de una manera diferente. La autora sugiere reentrenar nuestro cerebro. Salir de la rutina, cambiar nuestros marcos de referencia, nuestros paradigmas para poder generar esas ideas novedosas o únicas.  Recordemos que el modelo es cíclico, no lineal, es decir, las fases van y vienen, no siguen una línea recta. Digo esto porque cuando replanteamos es muy natural visualizar (primera fase) así como experimentar (segunda fase).

El emprendimiento incluye: persistencia e inspiración. La persistencia es una de las características más ligadas a emprender exitosamente, se trate de crear empresa o de cualquier otro tipo de emprendimiento. Esa mezcla de capacidad, actitud y muchas veces obstinación para enfrentar los obstáculos que surgen al implementar nuevas ideas es lo que caracteriza al emprendimiento y la profesora Seeling lo pone como parte de su modelo. Si hablamos de emprender exitosamente, la otra parte de la receta es inspirar a otros para que nos ayuden a implementar las nuevas ideas. Si queremos tener impacto real, en cualquier ámbito, la mayoría de las veces tendremos que trabajar con otras personas. Incluso como bien señala la profesora Seeling, inspirar no se trata de conseguir que otras personas hagan lo que nosotros queremos, sino lograr que las otras personas deseen hacerlas. 

Finalmente, si gusta leer el libro completo le dejo abajo el link para comprarlo. Además, la profesora Seeling tiene varios vídeos en Youtube, también le dejo los links.

Me gustaría mucho conocer su opinión sobre este blog. Gracias por leerme.

Link del libro: https://www.amazon.com/-/es/Tina-Seelig/dp/0062301314

Vídeos: 

https://www.youtube.com/watch?v=gyM6rx69iqg

https://www.youtube.com/watch?v=CgCdsERkqrc




  



  

martes, 27 de octubre de 2020

Para emprender no es necesario iniciar de cero, compre una empresa

En el mundo emprendedor, uno de los temas que la mayoría del tiempo se da por sentado es que la persona que emprende su propia empresa debe arrancar de cero, al menos esa es mi experiencia trabajando en el tema en Costa Rica así como América Latina.

No es común para nosotros pensar en comprar una empresa, como quien compra una casa, un auto, un bien o un activo. Pero si lo pensamos bien, comprar una empresa puede ser una excelente oportunidad para emprender sin tener que iniciar de cero.

Una empresa en marcha, por lo menos tendrá establecida una propuesta de valor, una cartera de clientes que la ha aceptado, unos procesos básicos que ler permitan operar, un recurso humano apto para gestionar la empresa y un conjunto de activos (tangibles e intangibles) valiosos, entre otras cosas.

Ahora bien, como en cualquier compra hay que saber cómo buscar y de qué forma negociar. No sería muy buena idea ir a buscar a la empresa más exitosa del momento y ofrecer comprarla a sus dueños, a no ser que usted tenga mucho dinero. 

Algunas ideas que le pueden servir si decide dar el paso.

1- Aprenda o busque asesoría sobre valoración de empresas. Es decir, cómo ponerle precio a una empresa. En el mercado hay cursos, vídeos y bibliografía que le pueden orientar. O en su defecto, contrate un buen asesor financiero y ponga eso dentro de su presupuesto de gastos.

2- Trate de calzar su sueño emprendedor con las empresas existentes. Salvo que su idea sea tan revolucionaria que nadie más la esté haciendo, en la mayoría de casos es posible calzar nuestro sueño emprendedor en alguna categoría de negocio existente. Por ejemplo, si yo decidiera emprender mi propia empresa posiblemente buscaría una librería o una agencia de viajes porque se relacionan directamente con dos de mis pasiones (aunque por el momento mi vida de profesor e investigador en el Tec me apasiona más y al mismo tiempo me permite de alguna forma abarcar las otras dos).

3- Cuando identifique el sector vea quienes están compitiendo y valore sus opciones. Si seguimos con mi ejemplo, hay librerías que venden libros nuevos y otras de segunda mano. Si yo optara por tratar de comprar una de las librerías grandes y líderes seguramente tendría que tener mucho dinero, además, posiblemente sus dueños no quieran vender. Pero si veo con atención, quizá encuentre alguna librería que su dueño quiera vender porque está cansado, porque se jubilará pronto y no tiene sucesor o porque quiera aprevechar la oportunidad que le ofrezco. La otra opción es buscar las que están en problemas financieros o gerenciales. Acá la ventaja es que se puede ofrecer un precio de remate, literalmente. La desventaja o la precaución mejor dicho, sería que la revisión debe ser muy exhaustiva, debemos verificar bien que los problemas no sean tan graves que impidan revivir a la empresa de forma exitosa.

4-Una vez decidido su target, haga el debido proceso. Es decir, manifieste su interés al dueño actual, si hay anuencia de su parte valore los aspectos financieros, operativos, estratégicos y legales de la empresa. Acá es donde inicia el trabajo arduo y donde la asesoría experta será muy provechosa. Piense en una buena asesoría financiera según mencionamos previamente y además legal, existen muchos elementos a considerar en este ámbito para que la negociación cierre de forma exitosa.

Esta última parte es la que requiere mucho trabajo, acá la simplifiqué en exceso para fines ilustrativos claramente, pero por algo en el argot se le llama "debida diligencia" (due diligence en inglés). Ahora bien, si comparamos esta parte del due diligence con el proceso de iniciar de cero el emprendimiento, quizá valga la pena pensarlo.

¿Qué le parece?





viernes, 25 de septiembre de 2020

Para tomar mejores decisiones, conozca mejor a su cerebro


Al conocer mejor cómo funciona nuestro cerebro, podemos mejorar la forma mediante la cual manejamos los problemas y tomamos decisiones. Podemos incrementar nuestra capacidad de mantenernos tranquilos cuando estamos bajo presión por diversas emociones y sentimientos. También mejoraremos la forma como nos relacionamos y colaboramos con otros. Además, podemos ser mejores líderes facilitando el cambio en otras personas. 

Ese telón de fondo es que el tiene el libro Your brain at work (algo así como Tu cerebro en el trabajo) de David Rock. El libro me gustó bastante porque tiene muchas referencias bibliográficas que le dan sustento teórico, pero no es difícil de leer, al contrario, es sumamente didáctico y práctico.





En esta publicación comparto con usted los cinco consejos que creo son los más útiles y aplicables del libro. Si desea profundizar, abajo le dejo un resumen más amplio. Y si gusta leer el libro completo (está solo en inglés), le dejo un link para eso.

Sin más preámbulo, los cinco consejos son:

1) Priorice priorizar 👍. Nuestro cerebro cuando piensa de forma consciente puede hacer cinco funciones: comprender, decidir, recordar, memorizar e inhibir. No se pueden hacer dos cosas de estas a la vez, entonces establezca prioridades. Ordene de lo más difícil a lo más sencillo. Es mejor iniciar el día con las labores más difíciles e ir dejando las otras para el resto del día.

2) El cerebro se distrae muy fácilmente 😇. Hay distracciones internas y externas. Reconocerlas y tratar de bloquearlas le hará muy bien a su proceso de pensamiento. Esto es, desconecte las distracciones externas (celular, correo, teléfono) y en cuanto a las internas practique detectarlas cuando aparecen para poder neutralizar (en el libro vienen técnicas concretas para ello).

3) Las emociones afectan nuestro pensamiento 👿. Cuando el cerebro percibe emociones o situaciones amenazantes su reacción defensiva toma muchos recursos cognitivos, por eso, nos cuesta mucho pensar de forma consciente cuando estamos tristes, enojados o sentimos cualquier sentimiento o situación como amenazante. Para manejar esas emociones hay que saberlas detectar, nombrarlas, mover la atención a otro tema, re-evaluarlas, o cambiar las expectativas.

4) Nuestro cerebro requiere buenas relaciones sociales 💓, tanto como comer o tomar agua en muchos casos. Al relacionarnos con otras personas, por norma, el autor propone ser muy cuidadoso con cinco elementos: estatus, certidumbre, autonomía, afinidad y justicia (el autor los llama SCARF por sus siglas iniciales en inglés, status, certainty, autonomy, relatedness, fairness).

5) Si queremos facilitar el cambio en otra persona 👐 debemos pasar por tres fases: primero crear un ambiente tranquilo sin amenazas o riesgos para su cerebro, segundo ayudarle a enfocar su atención en nuevas conexiones cerebrales que le lleven a las soluciones o ideas requeridas en lugar de buscar las causas de un problema, buscar los culpables o darle propias sugerencias o ideas, y tercero hacer que esa persona vuelva constantemente a esas conexiones nuevas.


El link del libro es el siguiente:
https://neuroleadership.com/your-brain-at-work-the-book/

Resumen ampliado del libro

El autor decidió plantear el libro como una obra de teatro con cuatro actos y varias escenas.

El primer acto se llama "Problemas y decisiones", y se relaciona con los fundamentos de nuestro proceso de pensamiento. Acá el autor explica cómo, para ejecutar cualquier labor mental de forma consciente (es decir cuando planificamos, analizamos, estudiamos, priorizamos, decidimos y cualquier otra cosa que requiera pensar) usamos una parte del cerebro llamada corteza prefontal que es muy pequeña, frágil y hambrienta de energía. Estar en la zona de alto rendimiento cerebral es muy difícil y, además, el cerebro se distrae muy fácilmente. Además, muchas veces, cuando se requiere ser creativo para generar nuevas ideas necesitamos inhibir o apagar esa parte del cerebro. La forma de ser más efectivo en dicho proceso de pensamiento tomando en cuenta esas limitaciones es el tema que trata el acto primero y sus escenas.

Como parte de la misma analogía de la obra de teatro, el autor nos presenta al director. En este caso el director viene siendo la capacidad que tiene una persona de reconocer sus propios procesos mentales y salirse de la parte automática que hay en muchos de ellos. Es decir, la capacidad de detectar, reflexionar y modificar sus propios procesos mentales e influir en los de otras personas.
 
El segundo acto se llama "Mantenerse tranquilo bajo presión" y acá el autor explica que el cerebro está programado por naturaleza para minimizar el daño o el riesgo y maximizar la recompensa. Esto ocurre por medio de un sistema de atracción o rechazo de las emociones que se produce en la sección límbica del cerebro. Este acto y sus escenas trata la forma mediante la cual podemos manejar ese sistema de emociones de forma tal que nuestro cerebro pueda funcionar de la mejor manera. Esto porque las emociones afectan mucho al cerebro.

El tercer acto se denomina "Colaborar con otros", y acá habla sobre cómo podríamos todos llevarnos mejor con las otras personas en los ámbitos laborales o personales. Mucho de la conducta humana es automática y busca minimizar el daño o riesgo social y maximizar la recompensa. Eso debe tenerse claro si queremos relacionarnos bien con otras personas.

Finalmente el cuarto acto se llama "Facilitar el cambio" y versa sobre cómo crear o incentivar el cambio en otras personas. Una de las cosas más difíciles es cambiar  la conducta de las personas. Muchas de las formas que habitualmente usamos son erróneas desde el punto de vista del funcionamiento del cerebro. En este acto y sus escenas se explica cómo hacerlo de la forma más efectiva.

El libro tiene dos protagonistas. Paul y Emily. Ambos rondan los 40 años de edad. El trabaja como freelance ofreciendo servicios de informática mientras que ella labora en una empresa grande que organiza conferencias y eventos. En el caso de Paul, sus escenas son cuando está negociando un contrato muy grande que lo haría crecer y convertirse en una pequeña empresa. En el caso de Emily acaba de ser ascendida a una nueva posición de ejecutiva donde tendrá a cargo a varios de sus excompañeros de departamento. Ellos son un matrimonio con dos hijos adolescentes, Michelle y Josh, viviendo todos juntos en una ciudad de tamaño medio.

Lo original del libro, en su formato, es que al inicio de cada escena (capítulo) vemos a Emily o Paul enfrentando una situación cotidiana (una reunión laboral, un oferta de ventas a un cliente, un conflicto con sus hijos) de la forma "natural" que muchas veces todos lo hacemos. Esa primera "toma" sale mal, la reunión, la presentación o el conflicto se sale de control y acaba con malos resultados. Luego el autor explica los fundamentos teóricos desde el punto de vista del funcionamiento del cerebro, el porque las cosas salieron mal y al final hace una "toma" dos en la cual los protagonistas aplican lo que el autor explicó en la sección "teórica" y las cosas salen mucho mejor. A pesar de lo coloquial, el autor ofrece muchas referencias bibliográficas que respaldan lo que está diciendo. Además, al final, después de la toma dos en la cual las cosas sí salen bien, el autor resume las "sorpresas" sobre el cerebro y da sugerencias prácticas para aplicar. De esas partes se nutre básicamente este resumen.

Les comparto a continuación los aspectos más concretos de cada una de los cuatro actos en los cuales el autor planteó el libro.

Problemas y decisiones
  • Cuando pensamos de forma consciente, hay cinco funciones que predominan: comprender, decidir, recordar, memorizar e inhibir
  • Cada vez que pensamos de forma consciente usamos mucha energía, la cual es un recurso escaso y agotable. Por eso debemos administrar muy bien nuestros recursos. Cada tipo de pensamiento demanda diferentes niveles de energía.
  • Priorice las actividades mentales que necesita hacer. Ponga las más difíciles de primero cuando esté más fresco y con energía. Por ejemplo, responder correos electrónicos demanda mucha energía, por eso no es buena idea iniciar el día con ello si tiene otros tipo de tareas importantes que hacer.
  • Trate de usar ayudas visuales para priorizar y ponga en agenda diversos bloques de tiempo para diferentes actividades mentales.
  • El consejo más recurrente: priorice priorizar. Y hágalo primero porque esta es una de las actividades de más alta demanda energética. 
  • Una vez que esté pensando practique lo siguiente: simplifique ideas (por ejemplo por medio de categorías), divida en pedazos (por ejemplo los números 88448180 en 88 44 81 80).
  • Cuando va a tomar una decisión entre diferentes opciones, la cantidad ideal de opciones es dos...
  • La cantidad óptima de ideas para mantener en mente simultáneamente es no más de tres o cuatro ideas a la vez.
  • Nuestro cerebro solamente puede hacer una cosa a la vez, cuando se trata de pensar. No trate de ser multi-tarea haciendo dos tareas que requieren pensar a la vez. Priorice. 
  • La única opción de hacer multi-tarea es cuando son dos cosas y una de ellas usted la hace de forma automática, por ejemplo, caminar y escuchar un audio.
  • Otra forma de hacer más efectivo el trabajo del cerebro es tener la capacidad de rechazar las distracciones, externas e internas, que sufrimos a diario.
  • Una primera medida es desconectarnos, de celulares, redes sociales, llamadas telefónicas, y demás, cuando necesitamos concentrarnos.
  • Tener un lenguaje explícito personal para nombrar a las distracciones en el momento que irrumpen puede ser muy útil. 
  • Practique sus habilidades de bloqueo de distracciones de forma consciente, incluso puede asociarlo con alguna actividad o movimiento físico. 
  • Otra técnica es limpiar su mente antes de encarar una actividad de mucha concentración, esto es, apague sus distracciones externas, coma algo rápido y liviano, o llame de forma breve a alguien que sepa que lo relajará. Así limpia espacio en su mente para el reto intelectual que se avecina. 
  • Cuando sufra un bloqueo, relájese, cambie de actividad, haga algo que lo distraiga, o deje el problema "estacionado" y vuelva a él más tarde o el siguiente día.
  • Simplifique el problema, separe sus partes, busque cómo conectarlo con otras experiencias o situaciones vividas en el pasado.

Mantenerse tranquilo bajo presión
  • El cerebro está programado por naturaleza para minimizar el peligro y maximizar la recompensa. La respuesta para minimizar el peligro siempre es más fuerte, rápida y duradera que la de maximizar la recompensa.
  • Cuando el cerebro percibe emociones o situaciones amenazantes su reacción defensiva toma muchos recursos cognitivos, por eso, nos cuesta mucho pensar de forma consciente cuando estamos tristes, enojados o sentimos cualquier sentimiento o situación como amenazante.
  • Cuando una emoción aparece, no es  sencillo para el cerebro suprimirla. 
  • Lo más conveniente es primer identificar la emoción y ponerle nombre. Por ejemplo, estoy ansioso, estoy enfadado, estoy desanimado. Identificar y nombrar le ayudará a manejar de mejor forma la situación.
  • Una vez identificado y nombrado ese sentimiento, lo siguiente es poner la atención en otra cosa. Algo que nos estimule, relaje o  tranquilice. Pero antes debemos haber identificado la emoción.
  • En muchos casos, cuando los sentimientos implican incertidumbre y pérdida de autonomía, puede ser que solamente identificar, nombrar y mover la atención a otra cosa no sea suficiente.
  • En esos casos necesitamos re-evaluar. Esto significa, re-interpretar un evento, re-ordenar nuestros valores o juicios, normalizar y aceptar el sentimiento, cambiar nuestra perspectiva, en todo caso, sin perder de vista que es solo nuestro cerebro "a la defensiva".  
  • En situaciones emocionales aún más complicadas, puede ser que no sea suficiente identificar y nombrar el sentimiento para luego poner atención en otra cosa, ni tampoco sea suficiente re evaluar. 
  • Para lo anterior, una tercera técnica es manejar sus expectativas, ya sea disminuirlas o cambiarlas. 
  • Las expectativas alteran lo que nuestro cerebro percibe, cómo reacciona y cómo trabaja. En un sentido positivo o negativo, las expectativas influyen mucho en nuestro cerebro y por ende, en la forma cómo pensamos, actuamos y nos sentimos.
  • Un buen ejercicio es tratar de identificar cuáles son nuestras expectativas en determinadas situaciones.
  • Lo mejor es manejar expectativas un poquito más bajas, de esa forma, si las supera se sentirá muy bien y en caso de no alcanzarlas recuerde que usted puede manejar de forma consciente su reacción a ello. 
Colaborar con otras personas
  • Las conexiones o relaciones sociales son una necesidad primaria para el cerebro, a veces tanto como comer o tomar agua.
  • Tener buenas relaciones es vital para la salud, así como para poder colaborar efectivamente con otras personas.
  • En primera instancia, cuando conocemos a alguien, rápidamente lo catalogamos como amigo o enemigo de forma inconsciente, lo cual afectará la efectividad de nuestra colaboración. 
  • Cuando conozcamos a alguien, debemos primero tratar de conectar en esa persona en un plano más "humano", en aras de poder luego colaborar de forma  más efectiva. Lo mismo sucede si lideramos o coordinamos grupos de trabajo, conectar en una perspectiva humana es un requisito para poder trabajar conjuntamente de forma más efectiva.
  • La sensación de justicia o injusticia es un sentimiento muy poderoso para el cerebro. Si unimos dicho sentimiento con las expectativas, en una relación con otra persona o grupo, puede constituirse en un elemento aún más poderoso. Por eso nos alegra mucho la amabilidad de un extraño o nos enfada mucho la traición de alguien cercano.  
  • Cuando nos relacionamos con otras personas deberíamos ser abiertos y transparentes, buscando que ambas partes tengas expectativas realistas y con sensación de equidad o justicia.
  • Hay que ser muy cuidadoso cuando el sentimiento de injusticia se combina con otras emociones fuertes como incertidumbre, autonomía o afinidad.
  • Existen cinco clases de experiencias sociales que nuestro cerebro trata como temas de vida o muerte: estatus, certidumbre, autonomía, afinidad y justicia (el autor los llama SCARF por sus siglas iniciales en inglés, status, certainty, autonomy, relatedness, fairness).
  • El manejo del estatus ejerce una influencia muy importante en el accionar de todas las personas en sus trabajos y en su vida en general. Cuando aumenta se activan nuestros circuitos cerebrales de recompensa, cuando decrece se activan los de amenaza o peligro.
  • El estatus es el componente más influyente del modelo SCARF, esto significa que, lo que la gente más intenta es construir y proteger su estatus en el trabajo.
  • Si "juegas contra ti mismo", en el tema de estatus, incrementas tu estatus sin amenazar a otros. En otras palabras ser humilde o modesto de forma auténtica.
  • En la relación con otras personas hay que ser muy cuidadoso con este tema. Hay que estar alerta si otra persona puede sentir amenazado su estatus, hay que ver de qué forma podemos elevar el estatus de la otra persona, o podemos bajar nuestro estatus para equipararlo al de la otra persona. Todo esto de forma auténtica para no caer en una manipulación cínica.
Facilitar el cambio
  • Muchas veces el feedback produce una amenaza para los componentes del SCARF de la persona, con lo cual al final dicho feedback no sirve para que la persona cambie su accionar, pues su cerebro activa los mecanismos de huida del riesgo.
  • Este feedback inefectivo sucede cuando damos sugerencias o analizamos nosotros mismos las causas del problema de otros.
  • Lo más efectivo para dar buen feedback y producir cambio en la otra persona es ayudarlo a que conozca sus propios procesos mentales y genere sus propias ideas. 
  • En concreto, si uno quiere provocar un cambio duradero o permanente en otra persona requiere tres fases: primero crear un ambiente tranquilo sin amenazas o riesgos para su cerebro, segundo ayudarle a enfocar su atención en las conexiones cerebrales requeridas para llegar a las soluciones o ideas requeridas en lugar de buscar las causas del problema, los culpables o darle nuestras propias ideas, y tercero hacer que esa persona vuelva constantemente a esas conexiones nuevas.
  • En la primera fase. No hay que tratar de propiciar el cambio cuando una persona se halla en estado de riesgo o amenaza, mejor, primero usemos elementos del SCARF para ponerlo en un modo recompensa, sin amenazas o riesgos, y que pueda pensar mejor. Es decir, aumentar su estatus, generarle más certidumbre, aumentar su autonomía, estimular su afinidad, fortalecer su sentido de justicia. 
  • En la segunda fase. Se pueda usar storytelling pero conlleva un riesgo, la gente puede ser sarcástica y además se requieren muy buenas historias y la habilidad de contarlas bien. Es más efectivo hacer preguntas que lleven al enfoque correcto. Estas preguntas deben ser provocadoras de un proceso de pensamiento que conduzca a la otra persona a producir sus propios insights o ideas. Acá se aplica el arte de hacer preguntas. Deben ser preguntas enfocadas en soluciones. Nunca use preguntas del tipo: qué hay malo en usted, lo que debe usarse es del tipo qué hiciste antes que funcionó, qué harías para mejorar esto, es decir, enfocadas en una solución. Lo otro muy efectivo es usar fijación de metas. Es decir, que la misma persona fije sus metas y las acciones para llegar a ello. 
  • En la tercera fase. Para hacer que la gente vuelva constantemente a sus nuevas conexiones se puede usar la colaboración. En el trabajo esto implica generar sistemas y procesos que permitan a la gente volver constantemente a esas conexiones cerebrales nuevas y trabajar de forma conjunta en ellas, por ejemplo, utilizando reuniones para ello. Más poderoso aún es tratar que la gente reconozca sus propios procesos mentales y ayudarles a que ellos apliquen los mismos principios e ideas que se hablan en este libro.